Ser pequeño inversor, sin morir en el intento

26 grudnia 2018

El diálogo se escuchó en los pasillos de Tribunales. Un cliente le comentaba a su abogado la preocupación que le generó una carta de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). La misiva tenía el clásico tono amenazador de las comunicaciones de ese organismo, y se refería a una pequeña compra de dólares realizadas unas semanas antes.

“¿Me querés decir que hago con mis ahorros? En un plazo fijo pierdo porque la inflación igual me come la plata. Y si compro dólares, la AFIP me persigue”, se le oyó decir al cliente, asustado más por la carta que por la audiencia de divorcio.
El letrado lo tranquilizó: “La AFIP mandó miles de esas cartas, pero no te preocupés. Y por la guita… tenés un montón de opciones que conocí a los golpes”. Y flor de golpe: a principios de 2002 había pagado el dólar a $4 tras abonarle a un “colero” $50 para que le deje un lugar en la fila de gente que, también, estaba desesperada por comprar los “billetitos verdes”. Cuando concertaban una nueva cita, la secretaria del juzgado los llamó. La audiencia si iniciaba.

La ansiedad, el peor enemigo

Los pequeños ahorristas que cuentan entre los u$s1.000 a $100.000 el abanico de oportunidades es amplio. Sólo hay que seguir dos consejos:

1) Obtener ganancias no es tanto lograr aciertos sino no cometer errores. Hay que ser racional y no sentimental. La ansiedad es el peor enemigo del ahorrista. Y la paciencia es el mejor aliado.

Dietetyczka Kraków
Zabawki kreatywne

2) La racionalidad se alimenta de información. Es lo que hará que una decisión no sea equivocada y se pierdan los ahorros. O sea, hay que conocer bien el “de qué se trata”. Hoy la tecnología, de la mano de Internet, pone al alcance de cualquier “lego” toda una artillería de datos y explicaciones que antes no existían. Y son muy pocos los que la aprovechan.

La Asociación de Bancos de Argentina estima que por cada peso depositado en un plazo fijo en los bancos locales, hay cuatro afuera de los bancos. Significa que unos $560.000 millones (u$s140.000 millones) podrían estar en los colchones. Por supuesto, una cifra menor es la que está en poder de los pequeños ahorristas. Pero tener el dinero inmovilizado es perder plata, porque el dinero produce más dinero, pero la duda nace del dónde y el cómo.

El oro

Se pueden comprar monedas o pequeños lingotes en entidades bancarias como son los bancos Ciudad, Piano o Supervielle, sólo para dar un ejemplo. Y aunque su valor está batiendo récord hay una realidad que el pequeño inversor debe tener en cuenta: más profunda es la crisis económica en el mundo, más probabilidades existen de que su cotización siga en alza. El oro es el refugio al que todos escapan cuando las papas queman en la economía. Europa camina en el abismo, EE.UU no logra bajar la desocupación y está en las primeras escaramusas de una guerra de divisas con China. Todo indica que podría seguir subiendo.

No Comments

Dodaj komentarz

Twój adres email nie zostanie opublikowany. Pola, których wypełnienie jest wymagane, są oznaczone symbolem *